Doble limpieza: un must diario

El secreto no tan secreto de una piel libre de impurezas e imperfecciones es sin duda la limpieza e hidratación. Es súper importante desmaquillarte todos los días y lavar el cutis, sabemos que nos da flojerita de repente pero si no queremos barritos, espinillas, poros abiertos, brillo facial y demás, debemos hacernos el hábito sí o sí. 

Te vamos a explicar qué es la doble limpieza y por qué será tu mejor aliada de ahora en adelante. 

Cuando lavamos nuestro cutis no sólo estamos eliminando residuos de maquillaje, si no también toda la suciedad que se nos adhiere del ambiente, esa es precisamente la culpable de los poros tapados por ejemplo. Por ello, acá te dejamos los pasos a seguir en tu rutina de limpieza:

1. Utiliza un desmaquillante bifásico de base acuosa en los ojos y labios únicamente. O bien aceite de ricino, sin embargo este último no es recomendable para pieles grasas o con tendencia acnéica. 

2.  Humedece tu piel y aplica una espuma, gel o crema limpiadora, da ligeros masajes circulares en todo el rostro; Si quieres darle un plus y activar la circulación, utiliza un cepillo eléctrico durante 2 minutos aproximadamente, enjuaga con abundante agua. 

3. Por último utiliza un tónico para hidratar y matificar, puede ser de rosas, ácido hialurónico, algas, alóe, mora azul, arroz, etc. Hay muchas variantes, solo fíjate bien en qué no tengan alcohol o funcionen como astringente. 

Listo! 3 sencillos pasos que te aseguramos serán la diferencia entre una piel radiante y una opaca o grasa.

Recuerda que el mejor maquillaje empieza con la mejor piel. 😉



Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados