Reconocer nuestras diferencias para entender por qué somos iguales

Hace poco en una sesión de coaching me dijeron esta frase y no saben cuanto me resonó; estamos en un mundo cambiante, hoy más que nunca estamos re educándonos en temas que nos resultan incómodos, sí, las cosas como son, hoy hablamos de diversidad, misoginia y racismo porque encontramos un punto de inflexión que nos obligó a hacer la introspectiva, una generación que nos empujó a aceptar lo que se sabía pero no se decía y que reclama una sociedad equitativa en donde quepamos todos.

Sin duda es una generación como muchas carencias, de otro tipo quizás pero seamos justos y reconozcamos que si los millenials trazamos el camino hacia la equidad los centenialls vinieron a hacerla una realidad y sí, seguro habrá sus fallas pero todos estamos re aprendiendo y eso también hay que reconocerlo.

Hoy no hubo desfile que nos pusiera a todos a opinar nuevamente que si está bien que si está mal, que si por qué se visten así, que por qué no se tapan, que si los niños, que si yo respeto pero que no lo hagan en público y todos esos argumentos ya gastados y que no suman ni aportan nada mas que juicios que ya no caben en este nuevo mundo. El que no veamos a la comunidad LGBTTTI en las calles más orgullosos que nunca de ser quienes son no quiere decir que ya no los escuchamos, sus pasos han sido tan aplastantes que no hay manera de volvernos a hacer sordos o ciegos, están aquí, son vistos y sí, también tenemos mucho que aprenderles. Hace un año tuve la fortuna de asistir a la marcha en compañía de mi esposo y un gran amigo, él fue quien nos invitó precisamente pues veía en nosotros mucha curiosidad y seguro también desinformación sobre su estilo de vida así que ahí andábamos como niños en Disneylandia con mucha música, mucha diversión pero lo que más me cautivó fue sentir una enorme sororidad, es impresionante el apoyo que se vive entre ellos y lo mucho que disfrutan su libertad a pesar de tener el dedo prejuicioso encima ¡Uff! mi más profundo deseo es que un día las mujeres dejemos de atacarnos y nos unamos en una sola voz, ya lo vimos, que tal ese 8 de Marzo que retumbó en todo México, que nunca se nos olvide que juntas siempre hemos sido más fuertes.

En lo personal puedo decirles que si alguien o más bien varios me han enseñado sobre respeto, tolerancia y derechos humanos son precisamente mis amigos y amigas pertenecientes a la comunidad y ¿Saben qué? También a luchar por mí, por las mujeres y por tirar todos los estereotipos que nos dicen que ser lo que somos no está bien o que debes aceptar cierto tipo de trato porque te ves diferente al estándar, a lo normal o lo “natural”, y bueno ¡que me dicen del maquillaje! ¡Qué cosa! Con todo amor y mucho respeto ¡gracias!

La realidad es que la lucha por los derechos LGBTTTI siempre abre discusiones, incomoda y saltan a la luz todo tipo de paradigmas con los que crecimos pero que han ido cayendo y con ellos se abrieron las puertas de los armarios, se acabaron los miedos y nos enseñaron que luchar por ti no vale la pena; lo vale todo.

Por último y jamás menos importante quiero dedicar este breve artículo a un gran amigo quien me enseñó su mundo, respondió con todo amor y paciencia mis preguntas, me llevo a un mundo nuevo, me ayudo a escoger mi tutú de colores y me regaña cuando no cuido bien mis plantitas….mi Rey Cris, eres luz y volverás a brillar, te abrazo con el corazón.

Miriam Marín Salgado
Kirei Woman Beauty
FOUNDER
Citas:722 570 6710
Facebook: @MiriamMarin / Youtube: @MiriKirei
Instagram: @mirikirei


Publicación más antigua


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados