Cuando estás lejos de mamá

 

Este artículo también llevaba un tiempo esperando; cada que intentaba escribirlo se me llenaban las manos de nervios y los ojos de nostalgia, la verdad es que sabía que este mes era casi obvio que el tema central sería ese gran amor que festejamos con bombo y platillo cada año; pero para mí los últimos 2 Mayos han sido más bien espesos. Sabía que eventualmente hablaría del tema, pero no sabía que nos llegaría una cuarentena que me iba a resultar catártica. Tampoco sabía que mientras recibía los pedidos para sus mamis, esos que vamos a entregar desde la distancia por ustedes, me emocionaría saber que podía ser parte del festejo de alguna forma, y eso me regresó la sonrisa en estos días inciertos.

Sentir a mamá lejos es algo con lo que convivo desde hace un par de años, quererla abrazar, comer y hasta pelearme con ella es algo que extraño cada segundo que respiro; ella partió a su cielo y sí, ha sido un largo y pesado andar, pero siempre de su mano, más cerca que nunca les aseguro.

Estos últimos meses han sido retantes en todos los aspectos, pero el más fuerte para nosotros mexicanos sin duda y desde mi perspectiva ha sido el no poder ver a la familia, esa preocupación con la que caminamos pidiendo a nuestra creencia más cercana por el bienestar de los nuestros. Todo comenzó en Marzo y no teníamos ni la más pálida idea de que no pasaríamos un 10 de Mayo con “ella”, no habría restaurantes atiborrados ni pasteles de chocolate, no le íbamos a pedir que esta vez no cocinara y mucho menos íbamos a pasar horas riendo con ella y sus frases célebres; este año nuestro mayor acto de amor es no verla. ¿Qué fuerte no? Es imposible no pensar en todas las veces que pudimos ir y no lo hicimos, o hasta llenarnos de culpa por negarnos a pasar un rato en su compañía, porque cuarentena. Seguro ya dijeron cuando menos una vez: ¡Mamá entiende, no debo ir a verte! ¡JAJA! Imagina entonces que pasa cuando verla no es ni siquiera una opción temeraria, cuando levantar el teléfono y llamarle es imposible, cuando abrazarla ya no es una cuestión de distancia. Para los que tenemos a mamá en otro plano este día se siente raro, aunque hayan pasado ya años, la nostalgia y el dolor se vuelven a hacer presentes, la orfandad se respira con fuerza, como niño que necesita su abrazo porque cuando algo muy cañón te pasa es ella a quien buscas, ¿Qué hacer cuando es su ausencia la que te arranca la paz? Respiras, confías y te quitas remordimientos de encima, porque créeme, no es tu mamá la que te manda esos lastimeros e insensatos sentimientos, eres tú que no ve con claridad porque la culpa es una amarga compañera, una a la que le gusta que estés ciego para asegurar su mera existencia; cuando la sueltas entonces la vuelves a ver a “ella”, vuelves a sentir su presencia, su amor y sí hasta sus regaños.

¿A qué voy con esto? Hoy no verla no debe ser un acto lleno de culpa, hoy te toca voltear el papel y cuidarla, te toca ser su protector y créalo o no; este no estar con ella es el más grande regalo que puedes darle, hoy le estás regresando el mismo cuidado que ella tuvo contigo, porque te aseguro que sí ella estuviera 100% a salvo y fueras tú el vulnerable, fueras tú quien debe estar más aislado que cualquiera y la única solución fuera no verte; con todo el dolor que solo las mamás saben, no dudaría en hacerlo si eso garantizara tu bienestar. Así que tranquil@, estás haciendo lo correcto; llámale, enséñale a hacer videollamadas, mándale un regalo, haz lo que sea necesario para asegurarle que aún en la distancia estás con ella, con el mismo amor de siempre, agradece todos los días que la tienes en vida y recuerda que este alejamiento es justo para tenerla contigo muchos años más.

A ti Mafalda, gracias. Gracias porque siempre encuentras la manera de estar a mi lado y darme un rayo de paz en mis momentos más sombríos. Sé que algún día nos volveremos a ver, pero también sé que no será pronto y lo sé porque si antes me cuidabas, hoy estoy segura que has detenido más de una bala. Estoy segura también de que las dos estamos en paz y el amor que nos tuvimos y seguimos teniendo sólo tú y yo lo comprendemos, te prometo que cuando todo esto pase te voy a seguir llevando a viajar por el mundo. Te amo para siempre, desde el corazón, la mente y hasta el cielo.

Miriam Marín Salgado
Kirei Woman Beauty
FOUNDER
Citas:722 570 6710
Facebook: @MiriamMarin / Youtube: @MiriKirei
Instagram: @mirikirei


Publicación más antigua Publicación más reciente


  • Diana Ortiz Herrera en

    MIRI, TE MANDO UN FUERTE ABRAZO Y TEN POR SEGURO DE QUE ESTA ORGULLOSA DE LA GRAN MUJER QUE ERES HOY.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados